El salón debe responder a los gustos de sus propietarios y para gustos, los estilos. Si bien hay piezas necesarias, los accesorios y complementos impregnan de encanto la atmósfera y confieren al salón la calidez de un espacio con alma.